Copamiento, robo y desesperación

La Policía de Florida intenta aclarar un copamiento y robo a un escritorio rural ocurrido el fin de semana y que ha llevado a la Policía a la movilización y peritajea al extremo dado que los delincuentes se manejaron “muy profesionalmente”

De acuerdo a la crónica publicada por InFlorida con el paso de las horas han surgido nuevos detalles del copamiento rural seguido por un posterior robo a un negocio de ese rubro ubicado en la ciudad, ocurrido este sábado  la noche.

En base a fuentes vinculadas al caso, InFlorida, que este sábado informó el hecho, accedió a nuevos pormenores del caso que tuvo como principal damnificado al propietario del establecimiento y socioo del escritorio rural.

Encapuchados

Todo comenzó con la llegada de cuatro personas encapuchadas al establecimiento ubicado en e la zona de Parada Sánchez, a unos 15 kilómetros de la ciudad por ruta 56. Una vez allí, los delincuentes abordaron primero al padre de la familia, quien se encontraba en una sala alejada de su esposa e hijos.

Ahí se le preguntó dónde tenía el dinero y éste respondió que en ese lugar no había, indicando que estaba en el escritorio en la ciudad.

 

Niños atados

Luego, los maleantes también ataron a la dueña de casa y a los tres menores, de 6, 8 y 10 años, quienes se encontraban en otra parte de la casa, quedando incomunicados con el padre.

Los pequeños y su madre vivieron momentos de shock ante la trágica situación, con llantos y pánico. A todos se les quitaron los teléfonos celulares.

 

A la ciudad

Al constatar que no había dinero en el lugar, los delincuentes decidieron separarse e ir hasta el escritorio rural ubicado en la zona de Independencia y 18 de Julio para llevarse el efectivo. Dos se quedaron en el campo y otros dos fueron a Florida en el auto de la esposa del damnificado de mara Citroen.

Bajo amenazas, el propietario del establecimiento debió pasarle todos los detalles: cómo llegar, las llaves y lugares donde estaban los billetes.

 

Niño desató al padre

Una vez consumado el hecho, desde Florida se le dio aviso a los otros dos ladrones, quienes dejaron el establecimiento en el auto en el que habían llegado.

La familia quedó con sus manos atadas y el primero que logró zafar fue uno de los niños, quien luego le quitó las sogas a su padre. Inmediatamente, al no tener celular ni teléfono, el mayor se dirigió a la Policía para denunciar lo ocurrido.

 

Con guantes

La Policía montó un operativo en busca de pistas para dar con los delincuentes. En el escritorio rural no se logró encontrar huellas porque los maleantes habrían actuado con guantes.

 

Auto quemado

Con el paso de las horas se tuvo conocimiento que el auto de la familia, en el que los ladrones fueron a la ciudad, apareció quemado próximo a la ruta 5 en las cercanías a Montevideo.

 

Shock

El trágico momento vivido por la familia hizo que uno de los pequeños permaneciera sin hablar por varias horas. Según supo InFlorida, por estas horas los damnificados evalúan dejar el campo para instalarse en la ciudad.

 

Nuevo caso

El hecho ocurrido en Parada Sánchez se suma a los de similares características que habían ocurrido el año pasado en campos de Florida.

Casualmente, el establecimiento rural donde sucedió el hecho de este sábado había sido visitado el año pasado por quienes supuestamente fueron los que luego realizaron un copamiento en una chacra propiedad de Márquez.

(Tomado de Inflorida)

Anuncios
de www.florida24.com.uy