Campaña contra explotación sexual infantil y adolescente

Fotografía - Secretaría de Comunicación - Presidencia de la RepúblicaINAU, UNICEF y CONAPEES presentaron la campaña “No hay excusas” con el fin de reflexionar acerca de los riesgos que representa la explotación sexual comercial infantil y adolescente. El mensaje enfatiza que esa acción está penada por la Ley 17.815. El vicepresidente de INAU, Jorge Ferrando, informó que desde 2007 a 2012 se registraron 132 denuncias, “número que indica que las personas van tomando conciencia de la situación”

UNICEF considera que hay explotación sexual comercial infantil cuando una persona o grupo de personas involucran a niños y adolescentes en actos sexuales, para satisfacción propia o de otras personas, a cambio de cualquier beneficio: dinero, especies, protección o regalos. No se considera la posibilidad de consentimiento o responsabilidad por parte de las víctimas, ya que los niños y adolescentes sometidos a situaciones de explotación no se prostituyen a sí mismos.

En Uruguay este tipo de explotación es considerado un delito penado por la Ley N.º 17.815 y prevé sanciones no solo para los proxenetas que someten a los menores a la prostitución, sino también para cualquier persona que mantenga relaciones sexuales con ellos.

 

Responsabilidad de los adultos

La campaña que fue presentada el martes 9 en la Torre Ejecutiva se publicitará durante un mes a través de todas las plataformas y medios, y apunta, por un lado, a generar conciencia en los potenciales clientes de su rol de explotadores cuando pagan por mantener relaciones sexuales con niños y adolescentes. En otro orden, se informa a la sociedad sobre el problema buscando desnaturalizarlo, mostrando la vulnerabilidad de los niños y adolescentes, y colocando a los adultos en un sitial de responsabilidad.

El vicepresidente del Instituto del Niño y Adolescente Uruguayo (INAU), Jorge Ferrando, resaltó el mensaje removedor de los afiches y los audios que componen la campaña, que forma parte de una estrategia que se pretende consolidar a mediano plazo. Informó que las denuncias vienen en aumento en los últimos años, ya que entre los años 2007 y 2009 hubo solo 20, cifra que se incrementó a  21 en el 2010, 40 en 2011 y 51 en 2012.

Lamentó que no siempre las situaciones de explotación sexual son juzgadas como tales, sino que a veces se diluyen en situaciones de violencia doméstica, o maltrato. “Es necesario que se conozca la ley y su alcance”, apuntó. Agregó que el aporte del Instituto para esta iniciativa fue de $ 600 mil.

Para Ferrando, el aumento de las denuncias se debe a que las personas van tomando conciencia de la situación. Añadió que el INAU forma educadores en el tema, creó un equipo de atención especializada para las víctimas y sus familiares, y cuenta con hogares adonde trasladar provisoriamente a las adolescentes explotadas.

 

Igualdad de derechos

Por su parte, el representante de UNICEF en Uruguay, Egidio Crotti, hizo referencia a la importancia de que la práctica se visualice y se penalice, ya que el país cuenta con una ley que así lo dispone. Las 132 denuncias recibidas en los últimos 6 años tal vez no se vean como un número elevado, pero la igualdad de derechos humanos debe alcanzar a todas las personas y la sociedad no puede dejar pasar ningún caso, dijo.

Finalmente, el presidente de CONAPEES, Luis Purtscher, explicó que, con esta primera campaña masiva, se pretende llegar a una ley integral que permita generar más y mejores dispositivos de atención, que garanticen integralmente los derechos humanos que tienen los jóvenes uruguayos.

 

Ver video: http://www.nohayexcusas.org.uy/video.html

(Fuete:Presidencia)

Anuncios
de www.florida24.com.uy